Nota del autor

Todo lo expuesto en este blog corresponde, sólo y exclusivamente, a la inquieta mente de su creador, por lo que, cualquier parecido con personas y/o situaciones reales, es sólo producto de la casualidad.

jueves, 27 de abril de 2017

Buenos días...

Buenos días...Ramoncito es óptico, uno de esos que todavía cree en la salud de su profesión, a pesar de la competencia desleal, de internet, y de todos los dimes y diretes que le afectan en mayor o menor medida. Un óptico de mediana edad, de raya ancha en el peinar, cortes clásicos en el vestir, y "entradito" en carnes (o de tórax bajo que diría Obélix), alma bonachona y peculiar simpatía (o lo que es lo mismo, su humor sólo lo entiende él mismo). 

Estudió la carrera sybyugado por la tasa de paro cero (cuando él no sabía ni lo que era eso) que le impidió ver más allá de las oportunidades laborales que se le ofrecían, y que tapaban el poco tiempo libre, y la denigrante posición que el óptico tiene, hoy día, relegado a ser un "vendegafas" sin más autonomía que la que le deje el oftalmólogo de turno. Hoy día, se asoma a diario al mostrador de su óptica, para ofrecer su mejor sonrisa y producto, aunque las fuerzas ya se están empezando a agotar, poco a poco, de Lunes a sábado, mañana y tarde y, en algunos casos, los domingos...¡qué viva el corte inglés! y sus horarios imposibles. 

A partir de ahora, Ramoncito os irá contando sus cosas, de cómo empezó en esto, de qué sueños se rompieron al hacerlo, de cómo evoluciona su vida al frente de un negocio de estas características, y cómo no, os irá contando algún "chascarrillo", que de éstos también tiene unos cuantos, eso sí, los domingos no, que es el día del Señor, y del señor óptico


No hay comentarios:

Publicar un comentario