Nota del autor

Todo lo expuesto en este blog corresponde, sólo y exclusivamente, a la inquieta mente de su creador, por lo que, cualquier parecido con personas y/o situaciones reales, es sólo producto de la casualidad.

martes, 30 de mayo de 2017

El regalo sorpresa...

¡puf! ¡vaya calor hace!...está entrando el veranito, y eso lo nota mucho Ramoncito, más que en las ventas, en que cuando sale a la puerta a limpiar la acera le caen unos chorros de sudor que ni las gotas de las cuevas de Nerja, y es que los primeros calores se notan mucho, tanto, que se ahorra en saunas un sueldo importante, de lo bien que funciona el aire acondicionado de su tienda. Hablando de calores, Ramoncito el otro día se acaloró mucho, pero mucho, mucho, y es que lo volvieron a dejar con toda la cara del Ecce Homo de Borja (después de que le dieran el espejo para ver cómo había quedado tras la restauración).

Entró una chica oliendo a perfume y le espetó a Ramoncito: "vengo a que me enseñes gafas de sol de hombre, es para un regalo sorpresa", a lo que nuestro óptico respondió con una sonrisa y se dispuso a abrirle toda las gafas de sol de la exposición que podían corresponderse con el requerimiento de la cliente. Después de un rato enseñándole gafas, que ella se probaba para ver cómo quedaban (¿el regalo no era para un chico?) y ponerle pegas a todas, a saber, que sí tiene esto, que si no tiene aquello, que si el color, que si pesan,...dejó la que tenía, de últimas, probándose, en las manos de Ramoncito y le dijo: "muchas gracias, ya otro día me paso con él" y sí, se marchó por la puerta dejando a Ramoncito colocando de nuevo las gafas y recomponiéndose del estupor que le causó la respuesta de la muchacha perfumada...¿me pasó con él? ¿regalo sorpresa?...

Cosas del oficio.

N. del A: todos los hechos relatados son producto de la mente del autor y, en ningún caso, se corresponden con situaciones ni personas reales. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario