Nota del autor

Todo lo expuesto en este blog corresponde, sólo y exclusivamente, a la inquieta mente de su creador, por lo que, cualquier parecido con personas y/o situaciones reales, es sólo producto de la casualidad.

martes, 9 de mayo de 2017

lo que vale, ya lo sabemos...

La otra mañana, una de esas calurosas hasta decir basta, en las que el aire acondicionado parece condicionado por la temperatura de fuera, un matrimonio muy salado entró en la óptica de Ramoncito a buscar un bote de esos para limpiar lentillas, porque "la niña se nos va a Punta Cana y, claro, tiene en casa dos botes grandes comprados en su óptica de siempre, pero se los ha dejado". Ramoncito, curtido ya en las mil batallas del "toma y daca" le saca dos tipos distintos con portalentillas (vulgo cacharritos de estos para meter las lentillas") y sin él, cada uno, como es lógico, con su precio asociado y diferente. 

La madre de la criatura, mientras su hija ya había sacado el monedero, le pregunta a Ramoncito: "pero esto, ¿cuánto vale?, mira que mi cuñado es óptico, mi suegro es oftalmólogo, mi hermana farmacéutica y mi sobrina, la chica, está estudiando óptica en la privada; la otra está de Erasmus en Roma y se va con ésta (su hija) a Punta Cana, por eso necesita el líquido. Pero antes de que el pobre Ramoncito, muy tranquilo y sosegado, le pueda decir cuánto vale, la señora le espeta: "vamos, lo que quiero decir es que me digas cuánto me vas a cobrar, porque lo que vale,...ya lo sabemos".

   

No hay comentarios:

Publicar un comentario