Nota del autor

Todo lo expuesto en este blog corresponde, sólo y exclusivamente, a la inquieta mente de su creador, por lo que, cualquier parecido con personas y/o situaciones reales, es sólo producto de la casualidad.

jueves, 8 de junio de 2017

de conversaciones cortas...

Hay veces en las que este negocio sorprende a Ramoncito, pero sólo ocurre muy de vez en cuándo, aunque cuando sucede, se le abren los ojos a nuestro óptico que parece que se ha tragado un tarsero filipino. Y es que hay clientes que no saben a lo que vienen o, si lo saben, lo disimulan muy bien. Si no, juzguen ustedes la conversación que Ramoncito tuvo cierto día con un hombre con una espalda como la pared de la cueva de altamira, por lo grande y por lo tatuada:

-"Buenas tardes.
-Hola buenas tardes.
-Venía a echar un vistazo a ver las gafas de sol
-Muy bien, si le hace falta algo...
-Una preguntilla ¿cuánto valen los cordones?
-Estos tanto, y aquellos cuanto.
-Vale, ¿gafas de R...-B... transparentes tienen?
-no, hay que encargarlas, van con lentes graduadas pero sin graduación (vulgo no tiene ná en la vista) 
-vale, pues ya le digo a mi hijo que se pase.
-chin pon".

Después de esto, gran suspiro y a seguir con la tarea...


No hay comentarios:

Publicar un comentario