martes, 13 de junio de 2017

tú eres un empleado...

La otra mañana, Ramoncito se afanaba en esa otra labor que tiene ocupado al óptico durante casi toda la jornada, ya sabéis, sacarle brillo y lustre a las gafas expuestas y al mobiliario, cuando una madre con su hija entraron para que les enseñara unas gafas de sol. Ramoncito lleva ya muchos años en su emplazamiento, por lo que es lógico pensar que tiene amistades entre sus clientes, y algunos transeúntes que, a fuerza de pasar por la puerta todos los días, se van convirtiendo en amistades, algunos, incluso, en clientes de toda la vida ("trátame bien, que soy cliente", ya me entendéis...). este es el caso que nos ocupa. La hija, muy dispuesta a comprarse unas gafas de sol que había visto en el escaparate, por lo que Ramoncito tuvo que hacer un esfuerzo memorístico y de reconstrucción digno de C.S.I Miami, hasta que, al fin, dio con la gafa quedando la chica más que contenta. 

Pero ella (la chica) no es lo que sorprendió a Ramoncito, sino la actitud de su madre, que hizo a nuestro óptico quedarse de nuevo Ojiplático Estupefacto (véase esta entrada y la referencia a los apellidos que Ramoncito debería tener). Ella, muy tranquila, se dirigió a él para preguntarle que si el precio que acababa de pagar por unos progresivos (vulgo "cristales de esos para ver al lejos y al cerca") en la óptica de al lado, ya que "ella siempre compraba ahí, no es por nada, es que él es el propietario y tú sólo un empleado, el día que montes tu óptica yo te compraré a ti, no te preocupes", era lógico o disparatado; ante lo que, otra vez sin respuesta y entumecidos los huesos por el aturdimiento provocado por la frase, sólo acertó a pensar: "entonces, ¿para quién he estado trabajando yo todo este tiempo, si monté esto hace una burrada de años, cuando tenía pelo y aún estaba de "toma pan y moja"?...

La chica se llevó sus gafas, la madre no obtuvo de Ramoncito una respuesta que quisiera oír, y éste, aún se está pellizcando las piernas por dentro del bolsillo para ver si está despierto, o sigue dormido y sólo ha sido un mal sueño...

N. del A: los temas que ilustran esta entrada sólo corresponden a la mente del autor y no a hechos reales, por lo que, cualquier parecido con personas o situaciones de la vida real son mera coincidencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario